“Esa libertad que no se hereda, objeto de codicia y sin embargo una, esa precisamente ha empezado a morirse cuando Adares ha muerto” (Ángel González Quesada)

artículo 1-adares-en-el-cafe-corrillo-foto-de-alfredo-perez-alencart-1988

Adares

Eh, tú, no desvaríes
esculpiendo versos en la calle,
coloreándolos con el rojo
de tu sangre,

cubriéndolos con el sudario
de tus fabulosos sueños.

Salamanca a la deriva
y tú, firme en tu trono de piedra,
codeándote con voces
extranjeras,

repartiendo esa vida
que el tiempo no ahoga.

Tu carne se hizo sombra;
tus versos, talismanes
donde no naufraga tu cabeza.

Estremecimiento
o desvarío, o reencuentro
en cada eco,

en cada pisada.

Horizonte impar
la Plaza del Corrillo y tú.

Alfredo Pérez Alencart

Anterior

ADARES

Siguiente

Con la mano en los dedos

©2018 El corrillo de Adares

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR